jueves, 25 de abril de 2013

INCA TRAIL, INCA FRIENDS


Desde el Titicaca boliviano fuimos directos a Cusco en el terrible cholitabus, aunque nada más llegar, con la simple visión de reojo de la plaza de armas olvidamos cualquier mal menor y nos declaramos dispuestos a disfrutar de tanta belleza... a la española! Porque Cusco es seguramente la ciudad más linda de sudamérica, pero con tanto tinte nuestro en su arquitectura que podrías estar en la plaza de Chinchón o paseando por Toledo.




Según recomendación, y sólo por eso, los dos días antes de emprender la aventura inca los dedicamos a descansar, perdernos un rato por las intrincadas calles, comer y volver a perdernos por sus plazas. Nada de esfuerzos antes del camino... quizás por eso nos gustó tanto Cusco? Pusimos a punto el equipo que necesitaríamos los próximos días perdidos en la montaña y extrañamente acertamos en algo: llevamos mínimo peso! Esto de llevar lo justito es todo un logro para Didi que solía ir cargada con un equipaje digno de la Piquer. La noche anterior estábamos algo nerviosillos y asustados por preguntas que nos habían hecho esa tarde en la agencia, como el tipo de preparación que habíamos realizado para el camino (ehm....mande??), vamos que ya nos olíamos la tostada.






Llegó el día I, 6:00 a.m, good morning Cusco, furgo con los compañeros del grupo que todavía no conocíamos y sin demora hacia el punto de inicio del mitiquísimo Inca Trail! Todo empieza en el km 82, aunque antes paramos en la plaza de Ollaytantambo para desayunar; al regresar a la furgo preguntó el guía qué nos habían parecido las espectaculares ruinas incas que se podían admirar desde dónde desayunamos... debían ser preciosas, el caso es que ni nos enteramos porque de tan gulas que somos ni levantamos la vista del huevo revuelto... El camino prometía...




Al fin llegamos al umbral del camino y al principio del principio de una gran amistad. Antes de emprender la marcha hicimos las presentaciones en el grupo. Tremendos personajes!! Éramos 8 en total, 6 argentinos y nosotros. Confirmado el amor que sentimos por todo argentino viviente.  4 eran de entrerríos y dos de la capital. Hernán y Romi, pareja en plenísima forma cuyo camino real empezaba cuando nadie podía dar un paso más. Gastón, tan en forma como los anteriores y apasionado de RF, tatoo incluido. El útlimo entrerriano merecería un post aparte, o mejor un blog entero y ni siquiera ahí cabría toda su grandeza: Juan Pedro!! El grupo lo cerraban la pareja porteña, César y Ana Clara, una pareja muy divertida, tal para cual en lo que a buena onda y alegría grupal se refiere. Y siempre cerrando el grupo el guía, Clever (qué les pasa a esta gente con los nombres??)


Són 4 días y 3 noches. El primero es una broma, el segundo te quieres morir, el tercero es inolvidable y el último día es sencillamente único.

Day 1. Juego de niños

El primer día transcurría apaciblemente siguiendo el hermoso río Urubamba, sin pendientes en el camino y conversando tranquilamente con el grupo en las numerosas paradas. A este plácido ritmo llegamos al campamento donde pasaríamos la primera noche, dos casitas al borde del camino con unas terracitas donde ya estaban montadas nuestras carpas. Quién las montó? Los porteadores, una especie de superhéroes que se ocupan de... todo. Cargan con el doble de peso que nosotros los mortales, te despiertan con un té de coca cada mañana, desmontan la tienda, preparan desayuno, comida y cena, y cuando llegas está todo montado por arte de magia. Cómo lo hacen? muy sencillo, adelantándote a la velocidad del rayo por los sinuosos caminos, con hasta bombonas de butano a la chepa, al borde de precipicios y en infinitos escalones, y en chanclas!!. Uno se podría sentir perfectamente humillado cuando es rebasado al trote por un porteador, pero simplemente es su forma de hacernos ver que todavía quedan Incas en los Valles Sagrados.




















Cenamos, nos conocimos un poquito más con el grupo y constatamos que había muy buena onda entre todos, más o menos de la misma edad y sobretodo con una misma idea, pasarlo genial mientras disfrutábamos de la sudorosa experiencia que es el camino del inca.

 - Esto está hecho!
 - Pues vaya moñas estos incas, esto es para el imserso!

Eran frases que se escuchaban en la mesa...no sabíamos nada aún ...angelicos!!




Day 2. Inca Death

El despertador inca a base de té de coca tiene dos fases. El quemazo al agarrar el vaso metálico que te ofrecen los porteadores a las 5 a.m y el subidón de la hoja de coca que te da cuando empiezas a caminar al cabo de poco. Sólo con la segunda fase ya sería suficiente pero por si acaso se aseguran con la primera.

Íbamos advertidos: Chicos, es duro. Muy duro.

- Ya será menos!!
 -Beeehh, lo subo con la punta del....

Fue peor que duro. Una subida continua hasta el paso de Warmiwañuska, a 4.200 metros. Al principio no fue mal, íbamos conversando pausadamente de cualquier cosa que nos distrajera de los cientos de miles de escalones naturales que se agolpaban sobre nuestras cabezas. En un recodo nos encontramos con Juan en el primero de los cientos de minibreaks que nos tomamos, y allí empezó una bonita historia de amor que duró todo el viaje... y mucho más! Como buen biólogo él se encontraba en su hábitat natural, y nosotros como buenos curiosos, aprovechamos los propios descansos que nos brindaba nuestra conversación a tres para conocernos y dar un respiro a nuestros pulmones.

Entre escalones, raíces de arrayanes, orquideas y preciosos riachuelos, llegamos al primer descanso colectivo. Llevábamos un cuarto del camino y ya estábamos ko, contemplamos la preciosa vista que quedaba cada vez más abajo y continuamos. Ahora sí, cientos de escalones de medio metro cada uno llevaban hasta el paso de la mujer muerta (se llama así por la forma que adopta, no porque ninguna mujer la haya palmado allí al llegar, aunque tampoco sería de extrañar) eso significa que cada dos escalones estábamos un metro más arriba y eso implica que la falta de aire nos hacía cada vez más imposible seguir. Subíamos tres con fuerza y arranque, y descansabamos uno. Un ritmo frenético.




Finalmente llegamos, daba tiempo a ponerle nombre a cada uno de los últimos 15 escalones, o al menos a pensar a cuento de que la altura de aquellos escalones, con lo bajitos que debían ser los incas... pero se compensa todo con el subidón de los aplausos de todo el mundo que estaba ya en la cima.  Tras nosotros llegó Juan, arduamente vitoreado y poco después César y Ana. El tema es que Ana llevaba una mochila dos veces su tamaño, tanto que estamos convencidos de que al menos nosotros no habríamos podido completar la subida con su mochilote. Bravo Ana!

Pero ahí no acaba todo, porque había que bajar exactamente el mismo número de escalones que acabábamos de subir (todo buenas noticias...). Llegamos al campamento con las canillas temblando, sobre las 3 del mediodía, y por fortuna ya no nos movimos de ahí  hasta el día siguiente, nos limitamos a comer, merendar y cenar, todo seguidito sin levantarnos de la mesa.




Day 3: Unforgettable

Este es el día de más hermosos paisajes, bosques húmedos, túneles naturales, caminos espléndidos recortados en pura roca, aunque también duro y exigente. Nos levantamos pronto y empezamos la dura subida a Runkurakay. Nada más empezar el grupo se ordenó como de costumbre, entrerrianos, Juan+Didi+Pedri y porteños. El guía Clever siempre iba el último de coche escoba. Es un día de subidas y bajadas, pero los paisajes son tan espectaculares que ni te enteras. En el caso de Pedri no te enteras de verdad, porque estaba tan cansado y débil que en un momento dado empezó a bajar haciendo eses y arrastrando el bastón, poseído por el ritmo ragatanga. Le dió un jamacuco casi al final del día, suerte que ahí estaba el Dr. César, que nada más verle le hizo estirarse al suelo patas arriba. Al rato se le pasó el mareo, gozó de una buena vista del camino inca desde el suelo y pudimos reemprender la marcha. Como mola tener un médico en el equipo!!

Llegamos al campamento de Wiñay Huaina casi de noche, locos por descansar, el camino empezaba a dejarnos sin fuerzas, pero la sola imagen mental de lo que nos esperaba al día siguiente te hacía mantenerte muy muy despierto. Quedaba poquísimo para llegar a la ciudad sagrada de los Incas!
Era la última noche y  tocaba despedirse del equipo de porteadores que tanto nos habían cuidado durante 3 días. Les agradecimos su esfuerzo y tras desearles toda la suerte del mundo nos metimos en las madrigueras.




Dia 4 : Once a life

Y por fin llega el día esperado, nos levantamos nerviositos como niños en el día de reyes, pero a las 3:00 a.m. Quedaba solamente una horita de camino por la selva en pleno amanecer. Lo veíamos tan cerca, que todos, sin excepción imprimimos un ritmo apoteósico para robarle unos minutos más de su atención a la ciudad sagrada. Ya nadie se acordaba del cansancio ni de la cojonuda hora a la que nos despertamos, sólo trotábamos como poseídos intentando ver más allá del siguiente recodo. Tardamos poquito en alcanzar la Puerta del Sol, IntiPunku para los amigos, que básicamente son dos columnas de piedra de 2 metros de altura, como tantas otras hay en el mundo, sólo que al cruzarlas... Tienes el gran privilegio de observar La Ciudad Sagrada de Machu Picchu, desde la distancia, como espiándola, como si realmente la estuvieras descubriendo tú mismo en ese preciso momento. Y en eso nos convertimos todos ese día, en descubridores, de la historia, de la belleza y de la amistad.




El tímido Machu Picchu se cubrió en poco tiempo de una espesa bruma que impedía verlo desde la distancia, así que recorrimos el último tramo hasta llegar a la ciudadela, y ése sí que era el definitivo, los útlimos pasos de nuestro inca trail! Recorrimos toda la ciudad, hicimos el cóndor, el cui, toreamos llamas con Juan y nos sacamos cientos de fotos... lástima que lleváramos 4 días sin ducha ni agua caliente y sólo se puedan mostrar un 1% de las fotos, las otras son demasiado...incas. De la ciudad Sagrada debería estar prohibido hablar y obligado ir a visitarla, para constatar que cada piedra que uno roza transmite magia y cada edificio es pura energía. Debió ser realmente Sagrada. Visitarla con seis nuevos amigos fue lo que confirió la auténtica magia a todo el Camino Inca. Un 10.






Rematamos aquéllos maravillosos cuatro días de la mejor forma posible: Un baño en las aguas termales de Aguas Calientes, cerveza en mano, conversando como si nos conociéramos de cien vidas. Auténticos inca friends que siempre quieren más y más alegría y buena onda, tanto es así que nos citamos para la despedida definitiva un par de días más tarde en Cusco, ya duchados y con fuerzas renovadas. Mucha gente derrama una lágrima al pasar la puerta del sol y ver el Machu Picchu, de la inmensa emoción que les embarga... Deberían probar a despedirse de un verdadero Amigo Inca.




By Pedri & Didi.

6 comentarios:

  1. Porque está en Perú, si estubiera en EE.UU. ya habrían puesto un funicular y por lo menos un hotel de 5 estrellas en la cima (por supuesto lo habrían estropeado y en vez de ir gente joven a verlo irían viajes organizados de la 3ª edad).
    Un beso y a Pere medio abrazo (es que el Barsa ya ha ganado la liga).

    Juanito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj....llevas toda la razón!! aunque en medio de esas escaleritas anda que no me hubiera subido yo al funicular. Pero tiempo al tiempo que nunca se sabe como evoluciona esto del turisteo, jeje.. un besazo!!

      Eliminar
  2. Muy bueno el blog!! Mucha envidia y buenos recuerdos!! A seguir disfrutando y no volváis por aquí que la cosa está mu mala... Pere creo que Lleida 3 se ha resentido con tu baja, Francesco no es un buen pichichi... Suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alberto!! Jojojo, qué grande!! me han dicho que Lleida3 está en grave peligro de descenso desde que me fui, estoy pensando en acortar el viaje para rescatarlos!! Qué tal te va por ahí pedazo de iron man??

      Eliminar
  3. Excelente narración chicos!!! es bueno ver que lo que uno sintió en ese maravilloso viaje fue compartido por todos. Un Abrazo inmenso y me quedo con ansias del reencuentro. Juan Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Pedro!! Ahora somos nosotros los que seguiremos las tragiaventuras de un entrerriano en España!! que nerviosss!! Un besazo muy fuerte!!

      Eliminar