jueves, 6 de junio de 2013

GOOD NIGHT SINGAPUR


Estábamos preparados para las mayores inclemencias en este viaje, pero quizás no estábamos preparados para la mayor muestra de lujo asiático que hemos conocido nunca. Singapur nos  vió llegar con esa tranquilidad que da el tener los deberes hechos y repasados. Aunque probablemente fuimos nosotros que llegamos muy relajados porque por primera vez no tendríamos que luchar el hostel barato ni negociar habitaciones cutres con asiáticos de dudoso humor... porque el sr. Parrot nos esperaba en su apartamento singapureño!!



Introduzcámoslo bien: Pep es un gran compañero de batallas, exámenes y guerras ganadas en la universidad residente en Singapur, y estando tan cerca no podíamos dejar de ir a visitarle. Es un tío con el que te partes y con el que saldrías de fiesta cada día de la semana porque siempre tiene más energía que tú. Llegamos tarde a su casa, lo justo para ir a tomar unas cervezas (Tiger fresquita, deliciosa), comer un chicken rice y para comprobar que se había acabado el chollo de los precios de Phillipines. Esto es Singapur nenes, sacad la cartera y hablamos.

Aunque nos negamos una y mil veces Pepe nos dejó su confortable cama para dormir esos días, y por lo visto en Filipinas nos habíamos olvidado por completo del concepto comodidad, porque las siguientes mañanas no conseguimos salir de casa antes del mediodía... aún así visitamos todo lo que se nos recomendó, que era infinito!






Singapur vs. Hong Kong, round 1... Fight! Para quien conoce Hong Kong, viajar a Singapur  se convierte inevitablemente en una comparación constante entre las dos ciudades, aunque en el sudeste asiático hay otros gigantes tipo Kuala Lumpur, parece que estas dos ciudades compitan para ser la capital de Asia, con permiso de los petrodólares árabes... 

Aunque no tengan nada que ver una con la otra, comparten la idea de ciudad vertical ultramoderna con unos servicios impecables y unas normas tan estrictas que se te quitan las ganas de pecar presuntamente. Seguramente se las compara por sus increíbles rascacielos y city financiera. Pero la realidad es que mientras Hong Kong es una excelsa ciudad china poblada por chinos, Singapur es una mezcla brutal de nacionalidades; mucho chino (que pronto van a adquirir el rango de plaga), mucho occidental y una extraña baraja de malayos y otros vecinos asiáticos. Todos bien mezclados pero no agitados.





Digamos que Singapur tiene de todo, se divide por barrios, little India, la city financiera, Arab quartier, Chinatown y casa de Pepe. De manera que te metes en el metro habiendo desayunado un prata con curry en little India y apareces rodeado de Starbucks y occidentales muy similares entre sí jugando a ser importantes en la city. El paseo por el centro financiero y entre sus semidioses de 4 costados e infinitos pisos te deja claro que gran parte de lo que ocurre a miles de kilómetros de aquí se decide en uno de los despachos acristalados a partir del piso 40. Despachos con vistas a la bahía y al Merilion, la mítica figura del león con cuerpo marino con un chorrazo de agua saliéndole por la boquita. Por cierto, Singa-Pura significa ciudad de los leones, así la bautizó un emperador Malayo al llegar en barco y divisar lo que debía ser un tigre. Un poco cegato el señor, pero ahí quedó el nombre. La verdad es que en Singapur cada vez que doblas una esquina te esperas una sorpresa, agradable y diferente a lo que dejas atrás. Y aunque Singapur gana a Hong Kong en diversidad, hay que reconocer que los chinos son más ordenados y todo parece estar más en su sitio, más a mano, más fácil. 






Para desgracia nuestra, hay un tema donde Singapore arrasa. La comida. Cada pocos metros encuentras un Food Court, miniplaza con 4 o 5 puestos de comida que a su vez se especializan en decenas de platos exquisitos, por lo que cada pocos metros te paras a comprobar si es cierto que todo esta bueno. Se hace harto complicado avanzar por las calles de Singapore! No logramos encontrar nada que no nos gustara, pese a probar las cosas más raras y picantes de lo que llevamos de viaje. Claro ejemplo es el Tom Yam soup, sopa de marisco que es imposible acabar aunque le hayas dedicado muchos instantes de sudor y lágrimas. Para degustar la ciudad no se necesita guía ni un colega que te recomiende, simplemente cerrar los ojos y señalar un plato, siempre aciertas.




Pepe es tan especial que es español y tiene trabajo, así que nos dejaba todo el día degustando su city con una humedad rozando lo pornográfico, y al caer el sol nos juntábamos con él para empezar una nueva visita en una nueva ciudad, porque Singapur de noche es como estar dentro de la película Avatar, en 3D pero sin esas odiosas gafotas. Una noche estuvimos paseando por el Marina Sands, el famoso barco colgado entre tres edificos, y el Gardens by the Bay, obras monumentales y futuristas que la ciudad se ha sacado de la chistera en cuestión de meses, tipo la ciudad de las artes y las ciencias de valencia pero sin sobrecostes, cumpliendo plazos y de gran utilidad urbanística, en definitiva, como tiene que ser copón! Nos costaba cerrar la boca ante todo lo que teníamos delante, un skyline de imaginarum, un barco navegando las estrellas y árboles luminosos del color del arcoiris. Y sin tripis de por medio, que en Singapur si te trincan, en menos de seis meses ya te han dado matarile.




Quizás lo más hardcore que hemos visto en todo este tiempo sea Orchard Road, la calle de los centros comerciales deluxe en Singapur...Podríamos decir que es aberrante; Podríamos decir que nos sentimos muy pequeñitos al lado de tanto lujo descarado, aunque nos crecimos al decidir dignamente que no compraríamos ese cartier tan bonito. Cada edificio de esta famosa calle alberga un centro comercial que compite en lujo sin control con los demás, y en cada centro 2 o 3 tiendas de Tiffany's (por cierto, en todo España sólo hay un Tiffany's... merci), Chanel y otras amigas íntimas de las Mastercard, aún nos duele el cuello de girarlo en todas direcciones con cara de incredulidad máxima.  Otra de las cosas que despierta nuestra curiosidad es la cantidad de mujeres y niñas que van con hiyab. Al verlas es imposible no ponerte a pensar como es una vida detrás de un velo negro. Pero todos esos lastimeros pensamientos dan un giro mortal cuando te das cuenta que dentro de estas preciadísimas tiendas sólo compran ellas, atención con las women in black.




Sin darnos cuenta llegó la última noche en Singapur, y el doctor Parrot nos tenía preparada una de esas que tanto le gustan y que tanto apreciamos los que lo conocemos. Porque cuando Pep dice "Ésta noche corre de mi cuenta, chavales!" sabes que algo gordo va a pasar. Fuimos a la que probablemente sea la mejor terraza de Singapur en el circuito off the beaten path, The Screening Room, lo más cool de Singapur a los pies de su espectacular skyline. El garito lo lleva José, un español con mucho mundo y horas de vuelo, que se marcó una ronda de mojitos gloriosos que difícilmente olvidaremos; en ese momento nos dimos cuanta de que llevábamos unos cuatro meses sin probar un cóctel!! Los sacrificios del viaje son inexcrutables... e inexplicables, porque cuando ya era imposible subir nota al momentazo, aparece en la mesa una botella de Ron, coke, y hielo como para hacer un iglú. Nos miramos sorprendidos y vemos a Pepe volviendo de la barra con su media sonrisa traviesa... "Bienvenidos a Singapur, señores viajeros!!" Nos acompañaron con la botella unos colegas de Pepe y Jacobo, un español que recién aterrizaba en la ciudad por unos días y con el que congeniamos mucho. Definitivamente el doctor Parrot lo tiene bien montado, nos regaló la mejor noche de ambientazo en lo que llevamos de viaje, por el lugar, por el drinking, pero sobretodo por la compañía: es impagable encontrarse con un colega tan lejos de casa!




By Pere & Didi.

4 comentarios:

  1. ¡Qué recuerdos me habéis traído!
    ¡Ah! Y sólo hay una cosa más "aberrante" que Orchard Road, y esa es ¡Orchard Road en Navidad! :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gon!! Qué pedazo de ciudad, gigante asiático en toda regla!! Y no, no puedo, no quiero imaginarme orchard road en Navidad, Nightmare road!!

      jej, un abrazo Gon!!

      Eliminar
  2. Vaya report mas bueno pareja!!!!
    Cojonudo q hayáis parado x Singapur y hayáis visto un poco de civilización y ron!
    He imprimido todas las chupadas y piropos q me habéis metido y a la vuelta mi madre lo enmarcara pa colgarlo en el descansillo de casa ;-) jajajajajaja

    Sean Felices q ya es buena empresa!
    1 abrazo!

    Il Doctore!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Doctor, hacía tiempo que no te daban estos masajes en la entrepierna ehh!! Jejeje, fue genial pasar con vos esos días en Singapur, guardamos un recuerdo perfecto, de 10!! Y como nos faltó comer el mítico chili crab a la que te descuides nos plantamos allí de nuevo!!

      Un abrazo Pepe!!!

      Eliminar