lunes, 5 de agosto de 2013

NINH BINH EXPRESS



Nin Binh, Carretera de Hué a Hanoi, Vietnam.
5:00 a.m.
Caen chuzos de punta.

- Hellow, you okey?
- No, joder, no okey, estamos jodidos. Y mojados.
- Where you go myfriend?
- A visitar la Giralda si te parece!
- You hotel? I have room, cheap cheap room.
- How much?
- Where you from?
- Spanish hijo mío, no money!!
- 6$ ok?
- Let's go!

El tío saca el móvil y en 1 minuto aparecen dos motos, nos montamos como podemos y arrancan hacia la niebla. Estábamos en Ninh Binh, o eso creíamos, montados en dos motos con las dos mochilas cada uno, dejándonos llevar bajo la lluvia donde dos vietnamitas creían que era un buen lugar para dormir. La lluvia te empapa, resbalas al caminar y te enfría la sonrisa, pero yendo en moto por calles desconocidas de un oscuro y nuevo lugar, esa misma lluvia golpeándote la cara con el viento de la mañana te hace sonreír más que nunca. Nos llevaron a una guesthouse perfecta, cheap cheap room y otra vez, vietnamitas muy amables.


Estando en el bus camino de Hué hacia Hanoi, decidimos cambiar planes y parar unas horas antes de llegar a destino, en Ninh Binh, cerca del parque nacional Cuc Phuong, así que el conductor nos paró en medio de la nada al grito de lo que pareció un ¡¡estáis zumbaos!! Algo de razón debía llevar el hombre, porque el pronóstico del tiempo no era nada favorable, y tras una necesaria ducha en el hotel nos dimos cuenta que ese día lo podríamos dedicar plenamente a descansar, porque la lluvia no nos dió ni un respiro. En realidad, esos son los días que dedicamos a escribir el blog, así llevamos este retraso monumental...



Decidimos parar en Ninh Binh para ir a visitar uno de los parajes naturales más agradables de Vietnam, Tam Coc, un río que atraviesa valles y rocas de belleza 10 en la escala de Stendhal, y que se puede recorrer en barquita. Claramente jarreando de aquella manera no iba ser todo lo idílico que nos imaginábamos al bajarnos de aquel bus. No teníamos muchos días para perder en Ninh Binh esperando el buen tiempo, así que al acostarnos decidimos que si al día siguiente el tiempo no había mejorado seguíamos ruta hacia Hanoi. A las 7 de la mañana ya estábamos desayunados y preparados y como a quien madruga no le mires el dentado (o algo así), el espíritu de Montesdeoca se apiadó de nosotros y con un sol radiante fuimos los primeros en alquilar una moto y salir pitando hacia Tam Coc. Y realmente debíamos serlo, porque dejamos la moto, tomamos un barquito conducido por un veterano que remaba muy profesionalmente con los pies, y no nos encontramos a nadie en todo el recorrido de ida.




Pasas con el barquito por un río que discurre en medio de un páramo de arrozales, rodeado de montañas kársticas y vegetación, donde el sol se refleja por todos lados creando un halo de misterio que te ciega hasta que el mismo cauce se mete bajo una roca en un tramo de río subterráneo acojonante. Es un paisaje de película, de esas lentas y ñoñas, pero muy bien ambientadas.




Lo mejor de todo es que el mismo paisaje que acabábamos de recorrer en barca, pudimos verlo desde otra perspectiva que nos dio la noción exacta de la belleza del lugar. De Tam Coc fuimos hacia la Mua Cave, aunque encontrarla nos llevó varios intentos e idas y venidas con la moto porque está francamente escondida. De hecho la encontramos gracias a los amigos viajeros de Un cambio de aires, y cuando al fin llegamos a lo que parecía la entrada, vimos por fin una resplandeciente serpiente blanca subir la montaña. Mil escaleras, a las once del mediodía y ni una nube en el cielo... Pero no era una cueva?




El terreno es tan escarpado que hasta las cabras montesas utilizan las escaleras para avanzar, pero no lo pensamos dos veces y empezamos a subir escaleras con el paraguas abierto para cubrirnos del sol, muy bucólico y asiático el retrato. Vaya par de capullos debían pensar dos vietnamitas a la sombra de un sauce. Aunque sudando como pollitos, al llegar arriba nos dimos cuenta de cuánto valió la pena el esfuerzo, es la vista más hermosa que hemos presenciado en Vietnam, hasta donde llega la vista pequeñas montañas se cubren unas a otras perfectamente ordenadas para que el río discurra tranquilamente a sus pies, increíble!!






Encantados con el buen tiempo decidimos seguir ruta con la moto, meternos en el parque nacional y visitar las famosas pagodas de la zona. En uno de tantos cruces de caminos sin ningún tipo de señalización conocimos a Francesca, una simpática italiana motorizada visitando la zona, y decidimos seguir ruta a su lado. Hemos conocido a mucha gente en este viaje, y la conexión mediterránea con los italianos siempre es buenísima, y más para nosotros, que Italia es nuestra segunda casa!




Los tres continuamos en moto por una carretera que se adentra en el parque natural. En este caso es la misma carretera la que serpentea entre montañas y bosques, y la que se abre paso en un paisaje verde salpicado de vez en cuando con los templos y pagodas que nos íbamos encontrando en nuestro recorrido. Pagodas gigantes, antiguas pero perfectamente cuidadas, silenciosas y siempre difuminadas por el humo del incienso, que íbamos recorriendo mientras charlábamos y nos preguntábamos qué leches era exactamente un pagoda. Este tipo de preguntas conlleva siempre un propósito muy optimista: en mi guía no lo pone, pero en cuanto pille wifi lo miro. Puede dar más credibilidad al asunto el anotarlo junto a las demás dudas que se quedaron por resolver, y ahí queda apuntado para toda la eternidad.






Nos despedimos de Francesca que sigue su viaje hacia el sur y nos encaminamos a coger el minibus local que nos llevaría a Hanoi, una ciudad que como del resto de Vietnam habíamos escuchado horribles críticas y consejos de no quedarnos más de un día, así que le preguntamos al primero que pasaba: ¿nos lo creemos esta vez o le damos una oportunidad?





By Pere&Didi.

4 comentarios:

  1. Me han entrado muchas ganas de ir por ahí, creo que está casi decidido que Gore y yo nos escaparemos por allí en diciembre, a no ser que Myanmar os impresione aún más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gon!! Esperamos publicar Myanmar antes de diciembre!! Solo te adelanto que impresionarte, seguro que te va a impresionar. Para Pedri ha sido el mejor país y para mi el pero, así que no te podemos ayudar. Tendrás que comprobarlo por ti mismo...;)

      Eliminar
  2. paloma & family...29 de septiembre de 2013, 13:53

    Me está encantando todo lo que estáis viendo, cada vez tengo más ganas de conocer mas mundo con vosotros , un besazo de la familia!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paloma!! Me alegro mucho de que os este gustando, esto lo escribo por si se me olvidaba contaros alguna anécdota. Pero vamos, que os estaré taladrando incansablemente con cosas del viaje aunque argumentéis que eso ya lo habéis leído....un besote!!

      Eliminar